lunes, 2 de abril de 2012

Metaforas..


 

Un conferenciante comenzó su exposición mostrando un billete de veinte dólares y preguntando: "¿A quién le gustaría este billete de veinte dólares?"
Varias manos se levantaron, pero el conferenciante dijo: "Antes de que se los dé, tengo que hacer algo."
El arrugó como una bola y dijo: "¿Quién quiere aún este billete?"
Las manos fueron arriba de nuevo.
"Y si le hago esto?"
Tiró el billete arrugado contra la pared, el tirar también al suelo, le insultó, lo pisó, y una vez más les mostró el billete-ahora arrugado y sucio. Repitió la pregunta, y las manos se quedaron levantadas nuevamente.
"No olvidéis nunca esta escena," dijo. "No importa lo que haga a este dinero. Es todavía un billete de veinte dólares. Demasiado a menudo en nuestras vidas somos insultados, humillados, y a pesar de todo esto, nosotros seguimos valiendo lo mismo. "


 "Al recoger las piedras que me lanzaron, vi que una era una joya."
poema japonés


 Una vez un maestro zen y su estudiante caminaban por un largo y tranquilo camino. De repente vieron levantarse polvo a lo lejos. Un bonito carruaje tirado por seis caballos se aproximaba a todo galope .. Los hombres se dieron cuenta que aquel carruaje no disminuia su marcha o cambiaba de dirección para evitarlos. De hecho estaba aproximándose a tal velocidad que tuvieron que saltar del camino y fueron a parar dentro de una acequia. Los dos hombres se levantaron tan rapido como pudieron y volvieron la cabeza en dirección al carruaje que se alejaba.
El estudiante iba a comenzar a insultarlos, pero antes el maestro empezó a gritar: "Que todos los tus más profundos deseos se cumplan!"
"¿Por qué les deseas eso tan bueno a esa gente?", Preguntó el estudiante. "Nos habrian podido hacer mucho daño".
"Piensa", replicó el maestro, ¿ si sus más profundos deseos fueran satisfechos, irían por el mundo tratando a los demás como lo han hecho con nosotros?